Archivo

Posts Tagged ‘Barranco’

Murphy y Moore son bien legales

14 octubre 2009 Deja un comentario

Un poco más optimista que la ley de Murphy es la ley de Moore. Esta última dice que  “aproximadamente cada 18 meses se duplica el número de transistores en un circuito integrado”. Dicho en limpio, arrimar en el mismo espacio más transistores hace que tu chip desarrolle más capacidad y velocidad. Para el chipmundo o nanotecnología, el futuro y la eficiencia dependen de la capacidad de compresión.

Ventajas adicionales: ahorro de energía, materiales y mayor movilidad. Pero tampoco  es el paraíso ya que al igual que la de Einstein, esta ley es relativa. Al caer los precios de la nueva tecnología, más personas acceden al producto y el uso total  de recursos puede aumentar. Efecto “Take back” que le llaman.

Con algo de licencia bíblica, esta ley casi podría explicar también por qué el pequeño David  acertó con el batacazo que tumbó a Goliat. Era más chiquito y a la vez más poderoso. Pero lo que a nosotros nos interesa es aplicar esta ley a la realidad urbana. Nos interesa la nanotecnología social.

Miraflores es un caso reciente de densificación acelerada

Miraflores es un caso reciente de densificación acelerada

Apriétate Catalina

Hasta que aprendamos a colonizar otros planetas, el tamaño del nuestro será el mismo y dado que la población sigue creciendo y los recursos son los mismos, hay que pensar como funciona la ley de Moore en nuestras ciudades. ¿Paso 1? Aceptar que el aumento de la densidad poblacional es un dato de la realidad.

Si más gente por kilómetro cuadrado es el nuevo cartel a la entrada del pueblo, los  chips urbanos con transistores más chiquitos se llaman densidad poblacional. Apriétate Catalina.

La ley de la calle

Hay muchas ciudades en el mundo –principalmente europeas y asiáticas- que han sentido la insoportable densidad del ser ciudadano y hay lecciones que aprender de ellas. La primera es que este cambio nos obliga a ser más eficientes en el uso del espacio.

Para juntar con éxito más gente en una cuadra, se aprovecha un fenómeno que produce la misma densidad: las distancias pueden reducirse. Al aumentar los “clientes”, si antes tenías una bodega casa 5 cuadras, ahora puedes tener una cada 3.

Al haber más personas habrá más viajes.  Si la calidad y seguridad del  espacio público inmediato a las casas no garantiza que los niños puedan jugar allí,  se producirá una explosión de viajes lejanos en busca de recreación y educación especial. Por eso para que sea efectiva la reducción de la distancia de los viajes hay que asegurar la calidad y seguridad  del espacio público.

Para asegurar la convivencia sana, a pesar del aumento de personas y viajes, éstos últimos deben más cortos, de mayor calidad (arborización, iluminación, seguridad vial, etc.)  y deben utilizar preferentemente modos que sean eficientes en ocupar el espacio, como la caminata y la bicicleta. En un contexto denso, si queremos mantener calidad de vida mayor accesibilidad significa “mejor ruta y más  cerca”, donde “cerca” es mejor accesibilidad y “mejor ruta” es calidad urbana.

Si el aumento de la densidad poblacional va a significar solamente más autos estacionados y más tráfico, estamos fritos. Estamos por lo tanto obligados a diversificar las opciones de movilidad y  mejorar la accesibilidad próxima.

Más gente significa también la posibilidad de multiplicar las conexiones interpersonales, incrementar las posibilidades de intercambio ciudadano, siempre bajo la condición de que te muevas en el espacio de tal manera que el encuentro con otra persona sea posible y viable y que existan instancias sociales de intermediación. Esta multiplicación del contacto espontáneo es un valor que hay que saber promover y aprovechar. La democracia local debe fortalecer las diferentes formas de comunicación y organización entre los vecinos para que las iniciativas que surjan tengan un canal por donde discurrir.

La ecuación mayor densidad = más democracia no es obligatoria, pero es posible. Requiere de políticas urbanas que alienten una red social sólida que permita desarrollar distintas propuestas para el bienestar común. Estamos hablando de un espacio público cercano y de calidad que haga posible esta conexión e instituciones  que hagan posible la integración ciudadana.

Barranco tour

Si yo viviera en un distrito pequeño como Barranco diría:

Es necesario que el crecimiento poblacional y habitacional sea consultado, gestionado y fiscalizado, por ejemplo que en lugar de edificios de 15 pisos,  se limiten las alturas a 5 pisos, porque demasiadas personas juntas crean una presión muy fuerte sobre los servicios y el espacio público. En la ciudad ocurre lo mismo que con los chips, al llegar nuevas personas, aunque puede decrecer el uso de recursos per cápita, el consumo total  crece y puede ocurrir que – por ejemplo – las tuberías existentes no se den abasto o que la calle se llene de tráfico, ruido y contaminación. Esto se debe a que las personas no vienen solas, llegan con sus necesidades de consumo, medios de trabajo y transporte.

El crecimiento  poblacional debe ser desconcentrado para que la carga no sea mayúscula en zonas específicas. Por citar un ejemplo, la inversión inmobiliaria se concentra en unas pocas zonas de alto valor (frente al mar) y de lo que se trata es de distribuir mejor la carga habitacional y revalorizar así otras zonas.

Más gente significa también más tributos y más recaudación municipal. La condición necesaria es que la recolección sea eficiente, que el dinero no se vaya en corrupción o en obras públicas insulsas y que la administración de esos fondos tenga un norte y no se quede en el manejo de un aparato municipal  ineficiente. Lamentablemente Barranco no es un buen ejemplo hoy.

No cabe simplemente cerrar los ojos ante lo que pasa  y oponernos a todo cambio que aumente la densidad, precisamos empezar a imaginar y diseñar ciudades y distritos distintos que convivan con este fenómeno y buscar las soluciones y ventajas al asunto.

La lección es que hay que repensar la forma como vivimos, revalorar los espacios colectivos sociales y públicos para empezar a percibir que “más gente” es también “más cerca” y que el perjuicio o  beneficio depende de aumentar la diversidad en el uso del espacio público, la eficiencia de recursos como la energía y sobretodo contar con una gestión local / municipal que comprenda esta situación y que diseñe de manera participativa respuestas apropiadas.

Carlos Cordero Velásquez

Anuncios

Lucho, te esperamos en Barranco

Querido Lucho,

 

Te espero el jueves a las 5 y 30 p.m. en el Parque Niño Héroe de Barranco. Está en la avenida El Sol.  Sí, esa donde voltean todos los carros que salen de la Vía Expresa y entran a Barranco. Antes los carros seguían por Bolognesi y se iban a Chorrillos, pero por las obras de El Metropoliano  hoy entran todos a Barranco y molestan a los vecinos.

 

Lucho, yo sé que te he esperado antes y que no viniste, cuando recién pensaban construir el Metropolitano, los vecinos que votaron por ti, estuvieron sentados y no viniste. Alguna vez vino un funcionario pero no tenía preparado un plan de desvíos y todos notamos que la cosa estaba un poco improvisada. Sé que te cuesta hablar, que no crees mucho en la opinión de los vecinos, pero tal vez sea tiempo de cambiar.

 

Yo sé que no te gustó que los vecinos organizaran su marcha para que se habilitara la Av. Bolognesi y que mantenías cerrada, a pesar de todas las molestias que generaba y que ya se habían concluido los trabajos. Tuvieron que hacerlo porque nadie los escuchaba.

 

Las cosas ya no son como antes. La gente quiere que la respeten, que les consulten, que no le corten los árboles a planton 2la mala, de madrugada,  que las obras que se hacen con su plata se piensen y se hagan con cuidado, recuerda que los vecinos no son cemento y concreto, son personas. Son ellos los que viven allí y seguirán viviendo cuando tú te vayas.

 

También te esperaron cuando se tuvo que convocar al Banco Mundial y al BID para pedir una Mesa de diálogo. Y yo sé que un poco a regañadientes aceptaste. Pero hasta ahora nada.

 Por eso te esperamos este jueves 6 a las 5 y 30 p.m. en el parque Niño Héroe, en Barranco. Esperamos que esta vez no nos defraudes.

 

Un abrazo,

 El Molinoplanton 1

Categorías:Barranco Etiquetas: ,

Sentados

Sentados

 

Hay que sentarse en la calle para que la Municipalidad de Lima no se siente en los vecinos y para que aprenda sentada a escuchar. Sentarse en la calle porque es nuestra también y no solo de los carros y de la improvisación urbana. Sentarse para poder pararnos y decir que El Metropolitano no puede hacerse  a costa nuestra, de los árboles, de la identidad de un distrito. Sentarnos para decir que aquí estamos y que estuvimos aquí antes de ese y otros proyectos. Que aquí hemos elegido vivir y que Barranco es algo más que un paso y un tránsito hacia cualquier otro lado. Sentarnos para que nuestras propuestas sean escuchadas. Sentarnos para escuchar y mirarnos entre nosotros y saber que no estamos solos. Sentarnos.

 planton 2planton 1

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , ,

El estadio de la desunión

17 julio 2009 1 comentario

¡CABALLO REGALADO?
Víctor M. Urbano Katayama – 15 de julio de 2009

Saludamos la iniciativa del alcalde Antonio Mezarina Tong de habernos convocado para presentarnos los proyectos sobre el Policlínico y el Polideportivo diseñados por los arquitectos de la Universidad Alas Peruanas (UAP). Sin embargo, si su propósito fue consultarnos, debió darnos una información completa y no a medias, sino cómo evaluamos las bondades de los proyectos. Parecería, más bien, que la presentación de las bellas imágenes tuvo el claro propósito de sorprendernos, emocionarnos y dejarnos boquiabiertos.
Las primeras imágenes que vimos mostraban al Estadio Unión en un estado de abandono. No he visto peores fotografías, mal enfocadas y casi borrosas, hechas como para mostrar el “antes”. Luego, las imágenes virtuales del Policlínico y el Polideportivo, nítidas, y en hermosas perspectivas y giros para mostrar el “después”. Sin embargo, eran imágenes desproporcionadas en relación al entorno y a la gente. Por ejemplo, en el frente al Policlínico virtual que se construiría en la franja norte del Estadio Unión, es decir, en el pasaje Anaya que da a Surco, aparecen cuatro carriles. Asimismo, en el Polideportivo, que se construiría en la cancha Nº 2, las personas que se desplazan en sus ambientes se las ve diminutas. Sin duda, las imágenes procuran resaltar los volúmenes arquitectónicos y la majestuosidad de las obras. Esto es lo que encandila a la gente y puede llevar a muchos a cumplir el mandato de no mirarle los dientes al “caballo regalado”.
Ante una serie de preguntas por las condiciones y beneficios de estos proyectos, el Dr. Willy Ramírez, representante de la Universidad Alas Peruanas (UAP), hizo varias afirmaciones: somos vecinos, las empresas modernas tienen responsabilidad social, ambos proyectos están valorizados en cinco millones de dólares, se trata de una suma importantísima y debemos recuperarlos así pasen cincuenta años o cincuenta y uno. Refiriéndose a la administración de los servicios afirmó que estaría a cargo de la Municipalidad y de la UAP, entrando en contradicción con el comunicado del alcalde Mezarina Tong que señala: “Debo dejar en claro que la administración del Polideportivo y la Clínica Municipal estarán a cargo de la Municipalidad…”.
El alcalde Antonio Mezarina Tong, por su parte, insistió en lo siguiente: 1) Su barranquinismo y la dignidad de su familia, 2) El carácter consultivo de la reunión, 3) Su firme decisión de no hacer nada en contra de la voluntad de los vecinos, y 4) No adelantarnos en hacer conjeturas sobre el funcionamiento de los proyectos. A estas convicciones les agregó: es una oportunidad que no se va a volver a presentar, se formará una comisión de vecinos para que estudien los proyectos, el deporte lo constituyen otras disciplinas y no solo el fútbol, las municipalidades tienen que hacer alianzas estratégicas, Barranco no tiene los dineros suficientes para hacer obras de esta envergadura, con estos proyectos se cumplen los propósitos de educación, salud y deporte.
Las inquietudes de los vecinos no fueron respondidas en su totalidad porque, bien el alcalde o el representante de la UAP, adujeron que en realidad se trataba de un “perfil” y no de un “proyecto”, por tanto, no se habían discutido las especificaciones. De acuerdo con las respuestas a medias y las preguntas no respondidas, para muchos vecinos quedó claro que la UAP no tiene un campus universitario ni suficientes locales en Lima, por lo tanto, necesita un lugar para que sus alumnos de Ciencias de la Salud hagan sus prácticas; asimismo, la preferencia de uso del Polideportivo sería para los alumnos de Ciencias del Deporte.
Es más, un vecino preguntó ¿por qué la UAP no invierte en la recuperación de la Casona Pons Muzo que ocupa su Facultad de Arquitectura e Ingenierías?, la misma que la UAP destruyó en parte y por la que fue multada. Otro vecino, joven abogado experimentado en asuntos municipales, sugirió al alcalde que tratándose de una obra que demanda tanta inversión debía convocarse a una licitación y, más aún, él como abogado, debía pensar mal para salvaguardar los intereses de Barranco. Otra vecina sugirió que los proyectos en cuestión, sobre todo el Policlínico, podía implementarse en alguna casona, tal como otros inversionistas lo han hecho con la Casa de Rossell-Ríos en la avenida Miguel Grau. Más de uno consideró que estos recintos serían privados y de exclusividad para los alumnos de la UAP.
Quienes se manifestaron a favor de los proyectos argumentaron que ya era hora que en Barranco se hicieran obras como éstas, que debíamos pensar en el futuro y que el alcalde siguiera adelante, a pesar de las voces discordantes. Los representantes de la Liga de Fútbol de Barranco sostuvieron que representan a 60 clubes, que el 80% son barranquinos y el 20% son foráneos, por tanto, se debían mantener las dos canchas: Nº 1 y Nº 2. Una sugerencia fue que se mantenga el proyecto del Policlínico pero no el del Polideportivo.
En suma, yo creo que no se trata de ningún “caballo regalado”, por lo tanto, tenemos que mirarle bien los dientes. Tampoco se trata de oponerse por oponerse a ningún proyecto, y mucho menos de aplaudir sin analizar las propuestas, y peor, si éstas se presentan incompletas y sin responder a lo esencial: las condiciones y los beneficios para los que viven en Barranco, aunque sea solo el “perfil”, para darnos cuenta de las bondades de los proyectos.
La UAP es una universidad que cuenta con varios locales en la ciudad de Lima y filiales en el Perú. Además de otros inmuebles, tiene propiedades en Jesús María y en Surco, destinadas a los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Salud pero en ninguno de estos dos distritos, hasta donde sé, les ha otorgado la licencia de construcción, a pesar de sus grandes esfuerzos vía campañas de salud. Además, el número de alumnos en la UAP, es creciente: 70,000 a nivel nacional. Por tanto, requiere de lugares para las prácticas de los alumnos de Ciencias de la Salud, entre ellos: Farmacia y Bioquímica, Estomatología, Enfermería, Obstetricia, Psicología Humana, Tecnología Médica, Nutrición y Gerontología Social. Hasta este momento desconozco que la UAP cuente con una Escuela o Facultad de Medicina, pues hasta comienzos de este año 2009 no ha habido ninguna convocatoria para postulantes en esta carrera. Aunque sí tiene médicos que son docentes. Informo sobre esto porque es necesario que se sepa. Y esto debe saberlo la Gerente Municipal de Barranco, Sra. Dalila Calle, a quien conozco, que estudia o ha estudiado Derecho en la UAP.
Es más, la intervención del Dr. Willy Ramírez acerca de su condición de vecinos de Barranco; me ha llevado a pensar que tal vez los arquitectos e ingenieros de la UAP pudieron colaborar con la Municipalidad de Barranco dándole sugerencias para mejorar el proyecto de construcción del corredor vial en la Av. Bolognesi o levantar su voz de protesta, junto a los demás vecinos, contra el desatino de esa construcción. En fin, se les pudo haber pasado. Pero sé, también, que el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, estudia en las aulas de Arquitectura e Ingenierías de la UAP en Barranco, entonces, pudieron hablar con él, como vecinos y miembros de una empresa moderna que se interesa por la “responsabilidad social”.
Finalmente, debo expresar mis coincidencias fundamentales con el alcalde Antonio Mezarina Tong: 1) La prioridad es y será siempre nuestra comunidad, 2) El deporte lo constituyen varias disciplinas y no solo el fútbol, y 3) Alejar a los niños y niñas de las drogas, el alcohol y el pandillaje. Estoy totalmente de acuerdo y, tengo la seguridad, que todos los barranquinos también, pero tengamos cuidado en no desvestir a un santo para vestir a otro. Y menos, si ese santo tiene muy poca ropa para ponerse.

El amor después del amor

Leo que la FIFA rechaza el video para resolver jugadas dudosas. Leo también que la Corte Suprema de los EE UU rechaza que los convictos por algún crimen gestionen su inocencia a través de pruebas de ADN, luego de haber sido condenados.
En ambos casos el asunto es ¿Qué haces cuando aparece una prueba que descubre un error?

Claro, las situaciones no son iguales. En el primer caso, el fútbol es un juego y un negocio de muchos ceros. En el segundo, lo que está en juego es la vida y la inocencia de personas.
El árbitro decreta y el fallo es inapelable. Es la regla fundamental en el mundo de los peloteros. Así Maradona pudo usar la “mano de Dios” para meter un gol en una memorable jugarreta. Esta regla implica aceptar que el árbitro también es humano y que esa ausencia de perfección es parte del juego. Es más, le da vida y sazón al espectáculo. También supone que si te ampayan tratando de pasarte de vivo te pueden botar del campo. Además, visto desde otro lado, es un buen método para seleccionar buenos árbitros.

Esto nos recuerda que no siempre es bueno corregir los errores.

Un caso muy distinto es el del uso del ADN como método para corregir injusticias judiciales. Muchas de esas injusticias fueron posibles porque antes no había modo de demostrar la inocencia (ya sé que la inocencia se presume, pero…). El asunto aquí es que el examen de ADN permite tanto descartar a un falso culpable e identificar al verdadero.

La protección del bien jurídico “Vida” (para el caso de los condenados a muerte) o “libertad” (para el caso de los presos) debería estar por encima de la “estabilidad” del sistema jurídico. A menos que se considere que esta estabilidad se pueda apoyar sobre la injusticia flagrante.

El segundo tema que emerge en esta discusión es el rol de las nuevas tecnologías respecto a los errores humanos. Es un tema largo y complejo, pero podemos decir que hay que analizar caso por caso.

La generalización es peligrosa porque cada ámbito de la vida posee sus propias reglas de juego. Por ejemplo, mientras escribo esto el corrector automático del procesador de textos cambia “ampayan” por “amparan”. En este caso debo decirle a la compu que el que escribe este texto soy yo. Porque aún la mejor tecnología para ser aplicada debe estar sujeta a la compresión, a la discusión y en última instancia, al control humano. De otro modo, Terminator nos espera a la vuelta de la esquina.

Carlos Cordero Velásquez

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , ,

Los “estudios ambientales” de el Metropolitano…

Jorge Lecca, vecino de Barranco, se ha tomado la molestia de revisar los estudios de impacto ambiental referidos a Barranco, de el proyecto Metropolitano. Luego de leer su informe  podemos entender mejor los problemas generados por la gestión de este proyecto… 

 Bajarse el texto completo en www.elmolino.com.pe (sección “Descargas”)

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , ,

ASÍ SEA

El día queda atrás,
apenas consumido y ya inútil.
Comienza la gran luz,
todas las puertas ceden ante un hombre
dormido,
el tiempo es un árbol que no cesa de crecer.

El tiempo,
la gran puerta entreabierta,
el astro que ciega.

No es con los ojos que se ve nacer
esa gota de luz que será,
que fue un día.

Canta abeja, sin prisa,
recorre el laberinto iluminado,
de fiesta.

Respira y canta.
Donde todo se termina abre las alas.
Eres el sol,
el aguijón del alba,
el mar que besa las montañas,
la claridad total,
el sueño.

Blanca Varela (1926 – 2009)

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , ,